Ejercicios para mejorar la inteligencia emocional

5 ejercicios para mejorar la inteligencia emocional

Inteligencia emocional: es sin duda esa dimensión de nuestra vida que todos deberíamos desarrollar y gestionar adecuadamente. Saber escuchar, comprender las emociones de los demás y controlar las propias, comunicar e inspirar el respeto mutuo del cual todos salimos ganando es esencial.

Este tipo de inteligencia debería incluirse en los planes de estudio de las escuelas, para que los niños puedan desarrollar estas habilidades básicas desde una edad temprana. Es una forma de conocerse a sí mismo, de controlarse y también de expresarse, de conocer los propios límites y, al mismo tiempo, de ponerlos en relieve frente a los demás evitando posibles manipulaciones.

Como ya sabes, ya no es inteligente tener un coeficiente intelectual muy alto o tener un mejor trabajo y dedicarse a acumular «cosas». La verdadera inteligencia es la asociada a la auténtica felicidad, la que nos hace sentir orgullosos de lo que somos o de lo que tenemos, aunque sea muy poco. ¿Por qué no practicar estos sencillos ejercicios para mejorar nuestra Inteligencia Emocional?

Ejercicios para mejorar la inteligencia emocional

Conociéndote a ti mismo

Conocerse a sí mismo es una aventura que dura toda la vida, pero al mismo tiempo, se realiza, día tras día, dándonos metas y haciéndonos preguntas. Este es un ejercicio de introspección que deberíamos hacer todas las mañanas. Pregúntate qué esperas del día y qué esperas de mañana.

Cuando llegues por la noche, analiza cómo te sentiste durante el día. ¿Hiciste lo que esperabas? ¿Te expresaste de acuerdo con tus valores? También puedes usar la clásica hoja de papel, un diario o tu libro de ideas. Es un ejercicio sencillo, pero al mismo tiempo muy útil. Hazte preguntas, investiga.

Ajuste emocional

Piensa en tus emociones como si fueran una escala: no vale la pena ir a los extremos, mucho menos caer en el drama, porque, a la larga, siempre terminas perdiendo. No te dejes manipular, no mires las respuestas dadas con ira o enojo. Lo ideal sería un término medio. Nunca debes cruzar los límites de tus emociones.

Cuando notes que estás a punto de «caer» o «explotar», visualiza una casa pequeña, tranquila y espaciosa. Es tu palacio de pensamientos. Antes de actuar, piensa y analiza la situación. Sólo después de haber logrado este autoajuste, toma una decisión. En primer lugar, sin embargo, debes pensar antes de actuar en esa casa privada que te da tanta paz mental.

Nadie tiene más control sobre tu vida que tú, nunca lo olvides. Por esta razón, no debes permitir que te lleven a tierras extranjeras donde puedes perder tu calma y tu identidad. Trabaja en tu equilibrio interior.

Empatía

La empatía es un concepto que todos conocemos y valoramos. Sin embargo, no lo ponemos en práctica tanto como deberíamos. Es más fácil ponerse en la piel de aquellas personas que nos transmiten sentimientos positivos. Nos identificamos mejor con ellos y el nivel de comprensión y cercanía es más intenso.

¿Y si un día tratamos de entender a los que nos causan más problemas? Piensa en ese líder, por ejemplo, que no te respeta mucho; o en ese colega que siempre habla mal de los demás y sólo busca problemas. Intenta «ponerte en su lugar» y tal vez descubras qué hay detrás: inseguridad, baja autoestima… Inténtalo, tal vez aprendas algo.

Auto-motivación

Tal vez hoy no te apetezca, no estarás motivado, pero a partir de ahora, haremos un ejercicio sencillo: miraremos el lado positivo de las cosas, dejando de lado los aspectos negativos. Despierta cada día pensando en algo que te fascina y que quieres lograr.

La vida sin encanto no es vida. Encuentra tu motivación diaria.

A veces incluso las pequeñas cosas son útiles: terminar el día en el bar al que nunca fuiste. Haz una llamada a la persona que no has visto en mucho tiempo. Cómprate un vestido nuevo. Planea una salida de fin de semana. Únete a un curso de yoga o pintura. Sonríe un poco más….

Habilidades sociales

Estamos tratando de comunicarnos mejor. Y no sólo con palabras, sino también con gestos. Acércate a las personas que te rodean, sonríe, ofrece una caricia, una palmadita en el hombro, un abrazo. Verás que la reacción de los que te rodean será diferente.

Busca y ofrece emociones positivas, trata de escuchar un poco mejor a los que están frente a ti y míralos a los ojos. A veces descubrirá más de lo que las palabras pueden decir.

Practica estos ejercicios, desarrolla tu Inteligencia Emocional y sé más feliz, haciendo felices a los demás también.

Comentarios

comentario

1 comentario en “5 ejercicios para mejorar la inteligencia emocional”

  1. Pingback: ¿Cómo Mejorar Tus Habilidades Sociales? 9 Consejos Que Cambiarán Tu Vida | Salud & Belleza

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.