Manifestaciones físicas y emocionales de la falta de sexo

El deseo de un contacto sexual se manifiesta en nuestro cuerpo a partir de algunas situaciones fisiológicas y que también se experimentan por medio de nuestro apetito sexual. La falta de sexo afecta a las personas tanto en su vida emocional como física sin que incluso se den cuenta de la situación.

Hay que tener en cuenta que el sexo es una necesidad no sólo de placer sino que también es clave para una buena salud y bienestar en general. Existen diversas razones por las que algunos reprimen su deseo sexual o se cohíben de hacerlo evidente, en todo caso hay ciertas manifestaciones que se pueden detectar sobre estos deseos reprimidos.

Reacciones del cuerpo ante la necesidad de tener sexo

  • Falta de sueño. Si en los últimos días se nos ha hecho sumamente complicado conciliar el sueño es probable que no estemos segregando suficiente oxitocina, una hormona vinculada con la actividad sexual que es muy adecuada para gozar de un sueño placentero.
  • Estrés y mal humor. Los cambios bruscos en el carácter o la personalidad es una manifestación probable de una necesidad de sexo. Claro, no siempre se tratará de un deseo reprimido, sin embargo a medida que pase el tiempo se hará más evidente.
  • Falta de brillo en la piel. Aunque no suene muy coherente, el acto sexual hace que la piel luzca mejor pues los poros se abren y se liberan impurezas acumuladas. Como cualquier otra actividad física elimina toxinas.
  • Incrementa las fantasías. Es normal que todas las personas tengan fantasías de este tipo en algún momento de su vida, pero cuando se hacen más frecuentes es un indicador de que el cuerpo desea tener sexo.
  • Menos sociabilidad. En ocasiones la falta de sexo trae como consecuencia un aislamiento social, así que se producen menos endorfinas, una sustancia vinculada con el buen humor.
  • Inseguridad. Si se deja de tener relaciones sexuales es mucho más probable que la persona pierda la confianza en sí misma y cada una de las cosas que hace. El sexo fortalece la autoestima pues nos sentimos deseados.
  • Malestar físico. El no tener sexo causa que se produzca menos serotonina y endorfinas, aquellas hormonas que son populares por su relación con la felicidad.
  • La sensación de soledad. Ten en cuenta que la soledad en ocasiones no es muy buena consejera y puede hacer que tomemos decisiones que son poco acertadas. Si se pasa un buen tiempo sin la emoción del sexo es probable que la soledad nos domine y ocurran cosas como:
    • Llamar a una persona que no nos conviene como una anterior pareja.
    • Buscar sexo con una persona cercana como un amigo o amiga.
    • Hay una posibilidad de querer sexo casual con algún desconocido, algo que no está mal en caso que nos protejamos adecuadamente.

Ahora que ya conoces que el sexo favorece a una buena salud y bienestar general, que opinión te merece?

TU PLAN QUEMA GRASA PERSONALIZADO

Ingresa tu nombre y tu correo electrónico para que podamos enviarte tu plan personalizado.

1 comment

Leave a comment:


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies