Como controlar las infecciones de oído

Muchos creen que las otitis son cosa de niños, pero en realidad son habituales también entre los adultos, sobre todo en verano. Y no hay que bajar la guardia ante ellas, pues la infección puede propagarse a zonas cercanas y crear serios problemas.

La otitis externa aguda o “la otitis del nadador” produce un dolor muy intenso que puede arruinar las vacaciones de cualquiera. Es una inflamación de la parte externa del oído que, si evoluciona, puede llegar a infectarse. Afecta desde el pabellón auditivo (la oreja) hasta la membrana del tímpano, abarcando los pequeños conductos o tubitos que trasmiten los sonidos desde el exterior hasta el tímpano.

También debes leer lo siguiente: 6 síntomas de enfermedades que usted no debe ignorar

Síntomas que deben alertarte

Existen diferentes formas de otitis externa, según el patógeno que cause la infección y la gravedad de la misma. Por eso, ante cualquiera de estos síntomas, conviene que acudas al médico para que te examine:

  • Dolor intenso: Este dolor, que se denomina otalgia, aumenta al tirar de la oreja o al presionar sobre el trago, que es la prominencia triangular de consistencia cartilaginosa que hay en la oreja (justo en la entrada del conducto auditivo) y que se mueve cuando abrimos la boca. Lo habitual es que solo duela un oído pero en un 10% de los casos la inflamación aparece en los dos al mismo tiempo.
  • Sensación de “taponamiento”: Al intenso dolor le suele acompañar una sensación de taponamiento o de presión interna. Además es posible percibir una disminución de la capacidad auditiva.
  • Supuración de líquido por el oído: Es frecuente que aparezca otorrea o salida de líquido (pus) del oído. El picor dentro del oído también es común, lo cual resulta muy molesto para quien lo sufre. Por otro lado, la fiebre puede acompañar al cuadro en determinados casos, aunque no es habitual. En cualquier caso, si se presenta es conveniente informar al médico.

Por qué no hay que dejarlo pasar

Lo habitual es que la otitis, con los cuidados adecuados, mejore sin problemas ni secuelas pues, afortunadamente, es una enfermedad más molesta que grave. Sin embargo… No hay que dejar evolucionar una otitis externa pensando que “ya se pasará” pues la infección puede complicarse, propagarse a zonas cercanas del oído y crear serios problemas que incluso podrían requerir inyectar antibióticos en un hospital.

Para diagnosticarlo el médico utiliza un aparato llamado otoscopio para examinar el oído por dentro y realiza una exploración externa e interna. Ante casos dudosos o resistentes al tratamiento inicial puede ser necesario extraer una muestra del líquido del oído. Esta muestra se envía al laboratorio para identificar el patógeno específico que causa la infección y así poder recetar un medicamento concreto contra él.

Así lo puedes prevenir

La prevención es fundamental para evitar estas infecciones y hay una serie de recomendaciones que pueden resultar de gran utilidad durante todo el año:

  • Procura que los oídos estén secos y limpios. No mantener una limpieza adecuada de los oídos aumenta el riesgo de sufrir este tipo de infecciones, por lo que unas condiciones higiénicas adecuadas son la mejor prevención.
  • Intenta lavar los oídos cuidadosamente con una toalla en lugar de usar bastoncillos, ya que si se utilizan con frecuencia facilitan el taponamiento del oído, empujan la suciedad hacia el interior y pueden obstruir el canal auditivo. Además, dañan la piel y la irritan, lo que favorece la colonización por virus y bacterias.
  • Evita que les entre agua al ducharte o al nadar. Bucear y nadar duran te largos períodos de tiempo aumenta el riesgo de sufrir otitis, sobre todo si se hace en ríos, estanques, embalses o lagos que pueden estar contaminados, aunque también puede ocurrir al bañarse en piscinas climatizadas o incluso durante las duchas prolongadas y baños en casa. Se puede prevenir evitando nadar en aguas sucias o estancadas, con el uso de tapones específicos (los hay a medida) o mediante la utilización de un gorro.
  • No intentes rascar los oídos, ni por dentro, ni con el dedo, ni con ningún utensilio que pueda entrar con facilidad (como un lápiz o un trozo de algodón).

TU PLAN QUEMA GRASA PERSONALIZADO

Ingresa tu nombre y tu correo electrónico para que podamos enviarte tu plan personalizado.

Leave a comment:


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies