Alimentos que nutren y rejuvenecen tu piel

Por más que inviertas en cosméticos, una alimentación adecuada que cuide tu piel desde el interior y la defienda del envejecimiento prematuro es clave para combatir desde las arrugas hasta la piel apagada o la flacidez seguramente es en la piel donde la huella del paso de los años se refleja más. Pierde la capacidad de retener agua y las glándulas sebáceas segregan menos sebo. Esto  reduce el manto ácido protector, por eso tiene tendencia a resecarse.

Además, al disminuir la producción de colágeno y elastina tiene menos elasticidad y firmeza. Se vuelve fina y aparecen arrugas.  Las pequeñas heridas también tardan más en curarse porque la piel no se regenera tan rápido, los vasos  sanguíneos se vuelven más frágiles y la circulación se ralentiza.

Enemigos de la piel

Pero la edad no es el único factor que interviene en el envejecimiento cutáneo. Una vida sedentaria, el estrés, la contaminación, la exposición excesiva al sol, el tabaco, el alcohol y una alimentación inadecuada influyen, y mucho. Todos estos factores (en especial el sol y el tabaco) son productores de radicales libres, moléculas que se oxidan y lesionan las células. El resultado es que el tejido cutáneo se deteriora. Afortunadamente, puedes ralentizar este proceso controlando los factores que la dañan y dándole los cuidados que necesita, entre ellos una alimentación que la proteja y fortalezca.

Una solución a cada tipo de problema

Si te mantienes bien hidratada y nutrida “por dentro” tendrás muchas más posibilidades de que tu aspecto se rejuvenezca. Y es que los signos de envejecimiento del rostro y del cuerpo se pueden mejorar, incluso retrasar, con la ayuda de una dieta completa, ligera y rica en antioxidantes.

También te puede gustar leer: Cómo tener una piel hermosa

Los antioxidantes presentes sobre todo en frutas y verduras, te ayudan a protegerte del ataque de los radicales libres porque neutralizan  su efecto dañino. Además, una alimentación equilibrada y variada te garantiza que no tengas ninguna carencia nutricional. Esto es muy importante porque cuando padeces un déficit nutricional, donde primero se percibe es en la piel. Esto es debido a que las carencias dificultan la producción de las sustancias eras necesarias para su correcta regeneración, puesto que la piel es un tejido vivo cuyas células se están renovando continuamente.

La hidratación también es vital para evitar la sequedad cutánea. Y es que la escasez de líquidos se descubre rápidamente en el cutis porque se reseca, pierde flexibilidad y tienes sensación de tirantez.

¿Tu rostro está apagado?

La piel participa en la depuración del cuerpo: a través del sudor expulsa sustancias de desecho que circulan por la sangre. Si se acumulan muchas toxinas en la sangre, la capacidad excretora de la piel puede verse superada tono más apagado y sin brillo, puntos negros y otras impurezas. El mal funcionamiento del hígado o de los riñones. El estreñimiento o una alimentación poco sana, son algunos de los motivos que pueden llevar a esta situación. Para que esto no te ocurra debes favorecer los procesos depurativos de tu cuerpo. Es básico evitar el estreñimiento. Además de beber agua, toma unos 25 gr de fibra al día. Evita el exceso de calorías, azúcares y grasas saturadas. Y estimula  la producción de orina tomando más agua, frutas y verduras (son diuréticas).

TU PLAN QUEMA GRASA PERSONALIZADO

Ingresa tu nombre y tu correo electrónico para que podamos enviarte tu plan personalizado.

Leave a comment:


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies